endodoncia

Cuando nos enfrentamos a la inflamación o infección de la pulpa (o nervio) de un diente, es de vital importancia actuar cuanto antes: así evitaremos dolores intensos e importantes infecciones de los tejidos que rodean dicha pieza. Además, sólo así podemos asegurarnos de salvar el diente. En muchos casos, realizar una endodoncia a tiempo es la única manera de conservar el diente. La endodoncia consiste en eliminar la pulpa o nervio del diente afectado, limpiarlo y preparar el interior de la pieza para sellarla.

Las infecciones o inflamaciones de la pulpa pueden deberse a varias causas, como caries (la más conocida y habitual), pero también a traumatismos o fracturas. En estos casos, nos encontramos ante dos opciones: extraer el diente o realizar una endodoncia. Dado que, obviamente, lo idóneo es mantener los dientes propios siempre que sea posible, la endodoncia se convierte en muchas ocasiones en la única solución para salvar tus piezas. Además, es un tratamiento seguro y con un índice de éxito superior al 95%.

Como más vale prevenir que curar, la endodoncia es la mejor forma de evitar extraer piezas y tener que sustituirlas con prótesis o implantes. Así que no pongas en peligro tu boca y actúa cuanto antes. Pide ya tu cita en el 954 622 194 y conserva tus dientes.