bruxismoSi te duelen las mandíbulas, la cabeza o los oídos con frecuencia, podrías estar sufriendo bruxismo. El bruxismo, también conocido como rechinamiento de dientes, consiste en apretar y/o rechinar los dientes de forma involuntaria e inconsciente. Aunque esto suele ocurrir mayoritariamente mientras dormimos, también es habitual bruxar cuando estamos nerviosos o mientras estamos centrados en una tarea que requiere especial atención o que nos causa estrés.

El bruxismo afecta a las articulaciones temporomandibulares (ATM), es decir, aquellas que unen la mandíbula al cráneo, a los músculos masticatorios o a ambos. Cuando estos músculos no trabajan correctamente, sentimos molestias y/o ruidos al mover la mandíbula: lo más habitual es que sientas que cruje o se te queda como “encajada”, impidiéndote abrir la boca del todo.

Una gran parte de la población sufre bruxismo, ya que se debe a una combinación de trastornos, empezando por los oclusales (nuestra forma de morder y cerrar la boca) pero también psicológicos (nerviosismo, ansiedad y estrés). Aunque a menudo pasa desapercibido hasta que empezamos a sentir dolor, el acto de rechinar los dientes puede causar daños irreversibles en las estructuras dentarias y en las superficies articulares, así como molestias en múltiples puntos del cuerpo, desde el cuello hasta la cabeza, pasando por oídos, sienes, mandíbulas y dientes. Además, la fricción causada por el rechinamiento puede desgastar los dientes e incluso llegar a desplazarlos, provocar sensibilidad dentariay fracturas.

Aunque por el momento no se ha encontrado la manera de detener el bruxismo definitivamente, es importante que lo minimices al máximo cuanto antes para evitar importantes daños permanentes. En Clínica Dental ODONTOS te ayudamos a reducir las molestias causadas por el bruxismo y a prevenir los daños dentales permanentes. Para ello, te ofrecemos tratamientos con férulas oclusales o de descarga, que son unos aparatos extraíbles, de material acrílico duro y que suelen usarse por la noche, ya que normalmente es el momento en que más rechinamos los dientes. Pero también puedes colocarte la férula en cualquier momento que sientas tensión mandibular, ya sea trabajando, haciendo deporte o ¡incluso viendo una película de suspense! La función de las férulas es mantener tu mandíbula en una posición más relajada, disminuyendo la sobrecarga muscular.

También te ofrecemos el tratamiento con TENS (Transcutaneal Electrical Nerve Stimulation). Se trata de un aparato que aplica corriente eléctrica a tus músculos a través de unos parches, lo que relaja los músculos y reduce los dolores.

No esperes más y disminuye ya el bruxismo al máximo: te olvidarás de dolores y molestias. Si presentas alguno de los síntomas anteriormente descritos, concierta ya tu visita en el 054 533 594: tus dientes y músculos te lo agradecerán.